miércoles, 13 de junio de 2012

PÁGINAS URUGUAYAS - SHOCK POR LA MUERTE DE GARDEL

 Escribe Walter Ernesto Celina

COMPENDIOS TESTIMONIALES DE ERASMO SILVA CABRERA, “AVLIS”

Silva Cabrera nació en Montevideo en 1914. Ejerció la profesión en los diarios “El País” y La Mañana, así como en la revista “Cine Radio Actualidad”. Falleció en 1987.
Fue defensor e impulsor de la tesis que sustenta la nacionalidad uruguaya de Carlos Gardel, para lo cual desarrolló pacientes investigaciones. Sobre su matriz y coincidiendo en general con ella, los investigadores uruguayos Arq. Nelson Bayardo y el Dr. Eduardo Payssé González  y la argentina Martina Iñiguez introdujeron nuevos y ricos perfiles al enfoque de “Avlis”, pseudónimo con que se conocían sus aportes de prensa.
Las transcripciones tomadas para esta nota han sido extraídas de la documentación que manejara para dos notas. Aparecieron en 26.10.1975 y 24.06.1979, en el cotidiano “El País”, siendo recogidas del Archivo de Aníbal Barrios Pintos.

AQUELLA TARDE ACIAGA

En la mañana un frío glacial había envuelto todo. La tarde ya estaba cayendo como para volver a congelar los charcos, que como vidrios quebraban los pies en las callecitas de barrio.  Carros y chatas volvían con sus caballos a los corralones. Los ómnibus abiertos en la capital transportaban a los trabajadores a sus hogares, mientras los tranvías, con  su luz ambulante, hendían sus ruedas en los rieles despertando un chirrido que hería aquel aire.
En un segundo algo refulgió en el espacio, como si fuera por última vez. La noche ensombreció todo. Millones de puñales de dolor atravesaron los pechos.
Había muerto Carlos Gardel. 24 de junio de 1935. Medellín, Colombia.

VOCES COMO PALOMAS MENSAJERAS

“Avlis” relata del siguiente modo cómo se enteraron los uruguayos:
Los Dres. Juan Carlos Patrón y Edmundo Bianchi tenían por ese entonces la dirección  de la difusora CX 32 “Radio Águila”. Tan pronto conocieron la tragedia de Medellín, comenzaron a difundir grabaciones del “Zorzal Oriental” y, acercándose a ellos el compositor Horacio (“Pintín”) Castellanos, la trilogía se apresuró a producir una pieza con ritmo de tango, a la que titularon “El pájaro muerto.
Actuaba en CX 32 el cantor Luis Alberto Bottini (luego de destacada carrera profesional  en orquestas típicas porteñas).
Verso va, verso viene, Patrón  y Bianchi daban cima a la composición, mientras “Pintín” en el teclado ensayaba la faz musical.
“El Debate”, domingo 30 de Junio de 1935
Cuentan los que aseguran saberlo que “El pájaro muerto” estuvo pronta sobre la medianoche de ese mismo 24 y que Bottini la estrenó, entre disco y disco de Carlitos, a las 3 de la madrugada del martes 25.
Este primer texto, concebido como “canción triste” en homenaje al cantor epónimo, tiene un recitado que aquella noche interpretó Carlos Chiodi Burzaco. En Buenos Aires, el excepcional Charlo (Carlos Pérez de la Riestra), produjo su versión.
La emisora uruguaya tenía por ubicación la de Plaza de Cagancha al 1334, donde hoy se emplaza el hotel “Lancaster”.
Otra emisora, de Montevideo, CX 28 “Edison Boadcasting”, evacuaba consultas telefónicas y difundía música de “El Mago”.
Los proficuos rastreos de Erasmo Silva Cabrera permiten contextualizar con el episodio luctuoso, manifestaciones múltiples. Entre otras las que, de manera abreviada, se entrecomillan a continuación:
Libertad Lamarque: “Se trata de un dolor verdadero, de un pesar que nos deja anonadados a todos.”
Azucena Maizani: “Yo lo quería mucho, tal vez porque los dos, cada uno en su esquina, nos formamos solos. Es por esto que su trágica desaparición me llena de dolor.”
Alberto Vila: “La canción popular, donde quiera que vibre, repetirá su nombre.”
Charlo: “Gardel ha sido para nosotros la figura más representativa de nuestra canción y del arte típicamente criollo.”
Tita Merello: “No es posible hablar cuando un dolor inexpresable se nos ha adueñado del alma.”
Mercedes Simone: “La vida ha sido injusta con él al depararle un final tan prematuro y trágico… a tan gran cantor y tan bello amigo.”
Adolfo Zukor: “Se había elevado, a gran altura, en la estimación de decenas de millones de sus admiradores. Era humilde en todas sus cosas.” (Director de los estudios fílmicos “Paramount”.)
Ramón Gómez de la Serna: “No podrá inmiscuirse en la orquesta, pero la orquesta pensará en él al encontrarse sin la letra pastosa, profunda, que leía su voz en la memoria.” (Prolífico escritor español, nihilista, exiliado en Buenos Aires.)
Por esto y mucho más, Julio De Caro -adalid en la transformación orquestal del tango-, sentenció para siempre: ¡Cada día canta mejor!